El gran Mundial que protagonizó en Brasil 2014 lo catapultó a la cima, a tal punto que Real Madrid puso 60 millones para convencer al Mónaco de dejarlo ir. Durante su estadía en el equipo español, se habló de cortocircuitos con Zinedine Zidane, quien no mostró tenerlo en su consideración y el colombiano debió marcharse cedido al Bayern Munich.

De regreso en junio del año pasado, no pudo integrar los primeros planos pero ofertas nunca le faltaron, más allá de que Florentino Pérez no pretenda desprenderse fácilmente de sus servicios.

Pero el ex Banfield está llamado a ser uno de los protagonistas del mercado de fichajes nuevamente, y Diego Simeone tiene mucho que ver por la insistencia de contar con él. Varios medios en Colombia aseguran que el Atlético Madrid intentará tantear el terreno por 25 millones de euros, muy lejos de los 40 que ofreció hace una temporada.

El principal problema en toda esta negociación sería el presidente de la Casablanca, que se niega a reforzar un rival directo en la lucha por todas las competiciones. Jorge Mendes, representante del mediocampista, tendrá un papel crucial para cerrar el acuerdo.