Faltaban poco más de diez minutos y el cero no se rompía, pero una tijera sensacional del goleador a los 89′ dejó las tres unidades en San Mamés. Si bien el Barça es el ganador de las últimas dos ediciones de La Liga, tropezó en su primer desafío para defender el título y la ausencia de su capitán se hizo evidente.

Los de Gaizka Garitano llegaron con más facilidad al área rival, en donde Marc ter Stegen tuvo que responder en hasta tres ocasiones. El equipo culé, en tanto, no pudo encontrar los caminos para lastimar a los locales, a pesar de contar con Antoine Griezmann, Ousmane Dembelé y Luis Suárez en ataque.

El uruguayo estuvo cara a cara con el arquero a la media hora pero su tiro reventó el primer palo. Tras la jugada abandonó el campo por lesión y en su lugar entró Rafinha. El complemento despertó a la visita y Ernesto Valverde utilizó su segundo cambio para apostar por el ingreso de Ivan Rakitic en lugar de Carles Aleñá en busca de dominar la posesión.

El partido fue mutando y los cambios hasta el momento no habían beneficiado a ninguno de los dos. Las acciones de gol fueron desapareciendo y el juego se llevó a cabo afuera de las áreas. Pero una jugada por izquierda terminó en un centro que conectó Aritz Aduriz y venció al alemán. Lionel Messi observó la caída de sus compañeros, que lo extrañaron a horrores.