Ante el esperado regreso de la Premier, Son Heung-Min, la figura de Tottenham de Londres, aprovechó para contar intimidades de su experiencia a lo largo de las tres semanas en el servicio militar de Corea del Sur, donde pasó por duros entrenamientos.

“Ha sido una buena experiencia. No podría decir todo lo que he hecho, pero lo he disfrutado. Ha sido duro. En los primeros días no nos conocíamos así que era un poco raro. Tienes que pasar cada día junto a tus compañeros, éramos diez personas en una habitación así que nos unimos mucho”, declaró Son a Mundo Deportivo.

Además, el jugador de 27 años, quien pudo postergar en varias ocasiones el llamado de su país, confesó que el grupo de tareas se fue soltando con los días: “Trabajamos juntos, ayudándonos los unos a los otros. En los primeros días algunos no podían ni hablarme pero al final todos estábamos bromeando y disfrutando juntos”.

Con la medalla dorada en los Juegos Asiáticos de 2018 Son había recibido un permiso especial para no tener que hacer los dos años de obligatoriedad, aunque sí esta breve versión por lo que aprovechó el parate por la pandemia de coronavirus.