Jugó fuerte para Daniel Angelici en cada oportunidad que se le presentó desde 2015 ya que el actual presidente fue quien le abrió las puertas para el regreso desde Italia, y luego una vez más culminada la travesía en China. Pero el “Apache” sabe que no cuenta con el quórum dirigencial y prende velas para que su futuro siga en la institución. Una lesión lo marginó de los últimos tres compromisos del equipo (Vélez, Unión y Argentinos Juniors) y tampoco estará disponible este domingo contra Rosario Central.

“Si me tienen en cuenta, voy a estar. Quiero estar, pero no imponer algo. Yo quiero jugar y ojalá sea en Boca porque me quiero retirar con esta camiseta. Aunque sea de utilero, quiero seguir. No me motiva otra cosa”, le juró a Alejandro Fantino en ESPN. A punto de cumplir 36 años, sabe que no le queda mucho crédito como para patear la puerta del vestuario y hacerse notar, pero los candidatos en los comicios dieron signos de querer mantenerlo en el plantel.

Por el lado del oficialismo, Christian Gribaudo adelantó que se sentará a negociar con él como también con Nicolás Burdisso, hoy por hoy el encargado de elegir los proyectos futbolísticos. Al enfocarse en la oposición, Juan Román Riquelme aseguró que si gana las elecciones tratará de hacer renacer su alegría por el fútbol. Más allá de la charla, revisarán los números de su elevado contrato. En la misma sintonía, José Beraldi apoyó su estadía en el “Xeneize” siempre y cuando su aporte sea productivo en todos los sentidos, con condiciones nuevas.

Si bien el ex Manchester United, Manchester City y Juventus quiere seguir ligado a los mismos colores, tiene propuestas serias para analizas: Gabriel Heinze, con quien mantiene un intrínseco vínculo desde la Selección Argentina, lo quiere tentar para ponerse la camiseta de Vélez. Desde la MLS esperan firmes para meterse en la discusión y tentarlo, aunque corre con menos ventaja.