La violencia en el fútbol argentino está cada día más arraigada, y lamentablemente se normalizan situaciones que no deberían ni ocurrir. Esta vez las víctimas fueron los jugadores de Gimnasia de Jujuy: el miércoles, en pleno entrenamiento matutino, un par de individuos se acercaron al predio de Papel NOA y lanzaron tiros al aire.

Los disparos fueron acompañados de amenazas y una orden: “¡Pongan huevos!”. A pesar del temor y el mal momento, la práctica fue completada y luego el plantel realizó la denuncia correspondiente en la seccional de Palpalá. Además, de ahora en más, reforzarán las medidas de seguridad en los entrenamientos.

“Es verdad que en la cancha hay disconformidad, pero nunca nos había pasado esto. Yo estoy asombrado”, comentó el capitán Alejandro Frezotti en diálogo con TN. Gimnasia de Jujuy se encuentra 16º en la tabla del Nacional B, aún fuera de puestos de Playoffs por el segundo ascenso.

Fernando Yécora, vicepresidente del club, reconoció la amenaza y repudió el hecho: “Deberían entender que esto es solamente un partido de fútbol y no una situación de vida o muerte”. El próximo compromiso del Lobo será el domingo desde las 19 horas, cuando visite a Central Córdoba en Santiago del Estero.