Poniendo paños fríos a una tensa situación el delantero Roque Santa Cruz agasajó con un asado a su par de Sportivo Luqueño, Richard Cabrera, luego de la patada que su rival le propinó el domingo pasado en un final de partido caliente.

A través de las redes sociales Santa Cruz compartió el encuentro con Cabrera en las últimas horas con una foto de ambos.

“Lo que pasa en la cancha queda en la cancha #fútbolsinviolencia”, publicó el experimentado delantero en su cuenta de Instagram. Por su parte su rival respondió a la propuesta con gratitud: “Gracias ídolo por el grato recibimiento y poder comprender lo que realmente pasó. Abrazo de gol”.

El episodio que desató este final feliz se dio en el minuto 92 del encuentro del domingo pasado cuando la patada de Cabrera derivó en la tarjeta roja y penal para Olimpia. Asimismo al viralizarse la foto del muslo de Santa Cruz, el victimario fue blanco de insultos en las redes.