¿El objetivo? Conseguir el sucesor de Leonardo Madelón, quien hace dos meses y medio renunció y dejó un vacío importante en Unión de Santa Fe. De todos aquellos nombres que aparecieron apenas se dispuso el aislamiento obligatorio, el único que corrió con posibilidades fue el de Sergio Rondina, quien el sábado pasado selló su continuidad en Arsenal.

A partir de ese momento, Martín Zuccarelli junto al presidente Luis Spahn comenzaron a evaluar diversas alternativas como Silvio Rudman y Néstor Gorosito. Ahora, otro que se suma a este presente es el de Germán Burgos, quien en la última década fue el ayudante de campo de Diego Simeone en Atlético de Madrid.

El “Mono” sabe que la próxima temporada quiere iniciar su camino solo, pero primero pretende cumplir su contrato en España, aunque también especula con la posible partida de Marcelo Gallardo de River. Lejos del país, con esta determinación de lanzarse a desarrollar su propia carrera, por ahora es un candidato más en la gama de tantos que le fueron acercados o por los que averiguó el “Tatengue”.