Pasó más de una década pero el recuerdo de la temporada 2006/7 se debe a una acción heroica por parte de Lionel Messi, quién sino. En una eliminatoria de Copa del Rey ante el Getafe disputada en el Camp Nou, el 10 recibió un pase de Xavi sobre la derecha de su propio campo y eludió a Javier Paredes con suma facilidad antes de meterle un caño a Nacho. La jugada siguió, volvió a dejar atrás a Nacho, y realizó un pie a pie entre Alexis y David Belenguer para entrar dentro del área y encarar hacia el arco.

Luis García salió apresurado para arruinarle los planes, pero el crack rosarino lo dejó en ridículo con una gambeta corta antes de rematar con la pierna inhábil ante el cruce en vano de David Cortés, que llegaba sobre la línea como la última esperanza. Esa obra de arte, comparada con el gol de Diego Maradona a los ingleses en 1986, permanece en la retina de los amantes del fútbol.

Los otros finalistas fueron el gol de Sergi Roberto ante el PSG, el gol de la “Pulga” en la final de Copa ante el Athletic de Bilbao y otro de su autoría en una eliminatoria de Champions League en el Santiago Bernabéu.