Hace un año se nombró a Gianluigi Buffon como posible guardián de los tres palos, pero la vigencia del italiano lo llevó al PSG, donde perdió consideración. En la Ribera no se dan por vencidos y ahora van por Daniele De Rossi, quien después de 17 temporadas en la capital y más de 600 partidos, dejó el equipo de sus amores con cuatro títulos sobre el lomo.

Atento a la situación, la jerarquía y el respeto que Nicolás Burdisso forjó en la Serie A lo motivaron a llamar al campeón del mundo en 2006, quien declaró hace tiempo que tiene la intención de vestir los colores de Boca. Sin embargo, en Italia no creen que sea fácil por una cuestión de índole familiar.

Según Corriere dello Sport, el obstáculo es su mujer: Sarah Felberbaum. Es una reconocida actriz y conductora y, por su trabajo, no vería con buenos ojos la idea de dejar Europa. La opción que toma fuerza, entonces, es su pase a Los Ángeles Galaxy de Guillermo Barros Schellotto, con la ciudad yankee para encandilar a su esposa. ¿Podrá cumplir su sueño de jugar en Argentina?