El ansiado cierre de la carrera deportiva de Usain Bolt quedará en la historia por la tristeza absoluta que le deja a los amantes del atletismo, y de un Rayo que sin dudas marcó a fuego su nombre en el Olimpo del deporte: una lesión en los metros decisivos de la posta 4×100 metros en el Mundial de Londres le dio el punto final a una trayectoria que no podrá ser olvidada.

Con el antecedente del bronce conquistado en los 200 metros, Bolt (de 30 años) llegaba a esta prueba con el objetivo de alcanzar su 15ta medalla en Mundiales, para así superar el registro de Allyson Felix y Marlene Ottey y quedar en la cúspide del medallero. Sin embargo se encontró con una inesperada lesión que lo privó de entregar el máximo en su adiós a las pistas.

Al momento de recibir el testimonio Jamaica se encontraba en la quinta colocación de la posta 4×100 metros, especialidad en la que la generación dorada del atletismo jamaiquino se había impuesto en los últimos cuatro Mundiales. Aunque esta vez no hubo milagro posible de la mano de Usain, ya que ni bien comenzó su remontaba sintió una molestia que lo obligaron a frenar su marcha.

Su caída en cámara lenta se robó la atención de una prueba donde Gran Bretaña se tiño de gloria con un tiempo de 37.47, quedando la plata en manos de Estados Unidos (37.52) y Japón cerrando por podio con el bronce tras un crono de 38.04.

Por la mañana, la jornada había comenzado bien distinta para Bolt al ser protagonista por primera vez de una serie clasificatoria. Quizá el esfuerzo extra le pasó factura al ahora exatleta de 30 años de edad.

Tras comenzar su carrera triunfal en las grandes citas del atletismo en 2008, Bolt sólo conoció el Oro en los Juegos Olímpicos, acumulando 8 medallas doradas entre Beijing, Londres y Río. Además de sus 14 medallas en Mundiales, con 11 veces en lo más alto del podio.

En su despedida no habrá podido subirse a lo más alto del podio, aunque claro está que una presea más no hubiera agigantado un poco más una trayectoria única y que será por siempre recordada. Gracias por tanto Bolt. El atletismo ya comenzó a extrañar a su rey indiscutido.