El polvo y los caminos de arena que representaron el bucle de hoy en Pisco fueron apenas una muestra para dimensionar lo que se vendrá de aquí en adelante. Con el pie sin cometer excesos sobre el acelerador cada piloto cuidó lo suyo de cara a los 533 kilómetros que componen el martes, primer día que empezará a deparar emociones fuertes.

La jornada de lunes comenzó temprano con un largo enlace y recién concluyó por la tarde con el breve bucle en Pisco, donde los quads abrieron los caminos. Mañana será el turno de los autos, por ello varios candidatos -entre ellos el campeón Carlos Sainz- no fueron por el primer pleno de este Dakar.

El dominio de dos favoritos argentinos como Nicolás Cavigliasso y Jeremías González Ferioli se expresó en los quads, quedándose con el 1-2 en la especialidad separados apenas por segundos. Más atrás Tomas Kubiena, de Polonia, cerró el top 3.

Los pilotos sudamericanos continuaron con buenas actuaciones en lo que hace a los SxS, donde el vigente campeón brasileño Reinaldo Varela marcó el horizonte. Desde Chile, Francisco López, y el español Gerard Farres Guell, dos que cambiaron las motos por los UTV, cerraron el podio latino.

Entre las motos una vez más comenzó fuerte el ibérico Joan Barreda Bort. Bang Bang, hombre fuerte de Honda, se mostró decidido a quitar la espina de las pasadas ediciones y vencer de una vez a los caminos. A poco más de un minuto apareció como segundo el chileno Pablo Quintanilla. Mientras que el estadounidense Ricky Brabec cerró el podio.

Una de las esperanzas albicelestes, Kevin Benavídez, perdió algo de terreno en la parte final de la etapa y cedió el liderazgo tras marcar el horizonte en los parciales. El piloto oficial de Honda -apuesta fuerte para vencer de una vez a KTM- cerró en la 8va colocación.

La simpatía del príncipe qatarí Nasser Al-Attiyah siempre dice presente en el Dakar, como así también su innegable velocidad. Eso le permitió al doble monarca superar con su Toyota Hilux por dos minutos al vigente campeón español Carlos Sainz (MINI). Otro buggy de la marca británica cerró el cuadro de honor de la mano del polaco Jakub Przygonski.

Por último la armada rusa de Kamaz demostró que será la piedra en el zapato de cada tripulación rival. El campeón Eduard Nikolaev superó por 18 y 53 segundos, respectivamente, a los Iveco del holandés Ton Van Genugten y el cordobés Federico Villagra.

El Coyote, con la asistencia de Adrián Yacoponi y Ricardo Torlaschi, va por la gloria esquiva por poco en 2018, siempre dentro de la estructura que tiene al holandés Gerard De Rooy como pináculo pero con alas para volar bien alto en Perú.

Mañana serán unos extenuantes 533 kilómetros lo que deberán atravesar máquinas y pilotos, con 342 de ellos pertenecientes a la especial del día. Señores, el Dakar 2019 recién está calentando motores.