Hace algunas semanas, cuando se conocía que el futuro de Adam Bareiro estaría lejos del Bajo Flores y que Adolfo Gaich tendría nuevas ofertas para emigrar, el cuerpo técnico empezó a mirar puertas afuera con la idea de hallar potenciales refuerzos.

En ese terreno se encuentra Franco Di Santo, el mendocino de 31 años que no iba a ser tenido en cuenta por Jorge Sampaoli en Atlético Mineiro, donde había arribado a mediados del 2019 (33 partidos y 7 goles). Llegó a un acuerdo para quedar en libertad de acción y poder negociar su destino.

La particularidad en su carrera es que nunca jugó en el fútbol argentino. Con inferiores en Godoy Cruz, se dio a conocer en Santiago Wanderers de Chile y desde principios del 2008 se fue al Viejo Continente, donde tuvo un extenso recorrido: Chelsea, Blackburn Rovers, Wigan Athletic, Werder Bremen, Schalke 04 y Rayo Vallecano.

Uno de los nombres que puede ser crucial para su llegada es Hugo Tocalli, integrante de la Secretaría Técnica. Resulta que cuando el ex ayudante de José Pekerman dirigió la Selección Sub 20 en 2006, fue quien lo convenció de vestir la camiseta Argentina pese a que tenía chances de jugar para Chile. Con la Mayor disputó algunos amistosos de la mano de Alejandro Sabella y fue citado para una fecha de las Eliminatorias 2014.