En los últimos años, la Copa de Brasil cobró gran importancia para los hinchas, clubes y jugadores brasileros, ya que los premios que otorga dicha competición incluso superan a los que proporciona la Copa Libertadores.

En las últimas horas, ocurrió un hecho que sorprendió a más de uno: de cara a la vuelta por la semifinal de la Copa de Brasil entre Corinthians y Flamengo, la dirigencia del Timao abrió el entrenamiento y sus hinchas realizaron un banderazo -fiel al estilo de Newell’s Old Boys- al que asistieron más de 38 mil almas para motivar al equipo de sus amores.

Corinthians igualó 0 a 0 en la ida ante el Flamengo y ahora definirá la serie de local ante su gente que ya jugó su papel en la previa y que lo hará durante el partido.