Con apenas 22 años y raíces latinoamericanas, esta nacida en Caracas pero radicada en España desde los cinco, impuso su tenis ante una leyenda como Serena, quien buscaba alzar la corona para igualar la marca de Steffi Graf.

“Estoy tan contenta. Jugar ante una de las mejores jugadoras es la final perfecta. Estoy muy feliz. Este es el torneo en España. Rafa (Nadal) es el gran campeón. Una victoria aquí es lo máximo”, afirmó la propia Garbiñe Muguruza, quien le dio el cuarto título femenino para España luego del triplete de  Arantxa Sánchez Vicario en 1989, 1994 y 1998.

El marcador final de 7-5 y 6-4 reflejó la paridad de un juego intenso que al fin pudo concretarse tras las jornadas de lluvia que se vivieron en la capital francesa, con complicaciones que obligaron a reprogramar varios partidos en la segunda semana.

La victoria de Muguruza le significará convertirse desde el lunes en la segunda jugadora del ránking, cuyo lugar de privilegio ocupa la misma Serena Williams. Justamente, la tenista estadounidense volvió a quedar a las puertas de la gloria en un Grand Slam como en Australia -donde también cayó en la final- y así no logró igualar la marca de la alemana Steffi Graf quien sigue siendo la máxima ganadora en este rubro con 22 conquistas.