Todo parecía arreglado entre Boca y Paolo Guerrero: el delantero peruano estaría a detalles de ser nuevo refuerzo, aunque en las últimas horas apareció un pretendiente inesperado para contratar sus servicios.

El atacante ya se despidió del Inter de Porto Alegre y Vélez se entrometió en el camino para seducirlo con ponerse la V azulada. Es más, habría sido recomendado por Ricardo Gareca, quien lo conoce perfectamente de la Selección Nacional. Según informó Líbero, medio incaico, el “Depredador” pidió referencias del “Fortín” y recibió muy buena opinión.

Lo cierto es que el club que preside Sergio Rapisarda está muy bien económicamente por las buenas ventas que ha tenido en los últimos años. Por ende, está en condiciones, si así lo desea, de ejecutar la cláusula de rescisión de 4.5 millones de dólares. Mientras la nueva comisión directiva aún no asumió en el “Xeneize”, tiene un competidor por la figurita difícil que el propio Juan Román Riquelme tanteó con creces.