De cara a la especial parada que entrega esta 14ta fecha del Mundial de Fórmula 1, en Monza, el equipo local vivió una jornada inaugural auspiciosa pensando en conquistar una victoria en el Gran Premio que es esquivo para Maranello desde el año 2010.

El último turno de ensayos quedó en poder de Vettel tras marcar 1:21.105, siendo escoltado por su compañero Kimi Raikkonen a casi tres décimas de la punta. Por su parte, pisándole los talones al finlandés, se ubicó el campeón británico Lewis Hamilton, y el compatriota de Kimi, Valtteri Bottas, ambos con Mercedes.

Las principales colocaciones que completaron el ensayo principal del día quedaron en manos del holandés Max Verstappen y el australiano Daniel Ricciardo de Red Bull, quienes superaron a los Racing Point Force India del francés Esteban Ocon y el mexicano Sergio Pérez. Checo tuvo una gran mañana y batió todos los relojes con la lluvia que cayó en Monza.

Para finalizar el top ten se ubicaron el monegasco Charles Leclerc y el alemán Nico Hulkenberg, a una semana del choque que encontró al primero víctima del segundo tras el vuelo del McLaren del español Fernando Alonso que fue posibilitado por un exabrupto del piloto de Renault, quien penalizará diez lugares y perdió tres puntos en su licencia.

Pero si hay que hablar de accidente no puede obviarse al impacto que sufrió el sueco Marcus Ericsson al despistarse en los momentos iniciales de la práctica vespertina. Y si bien el piloto salió ileso su Sauber quedó destruido cuando el DRS no cerró al final de la recta de Monza, lo que derivó en un toque al muro y varios tumbos.

Mañana Ferrari, de la mano de Vettel, buscará aferrarse a la pole y desde allí catapultarse el domingo a una victoria del Cavallino que no se da desde 2010. Demasiado tiempo sin festejar para la marea roja de los tifosi en su casa, donde los motores mandan por excelencia. El escenario parece perfecto para el alemán.

El choque de Ericsson: