Bajo el arco de Barcelona, Víctor Valdés supo vivir su mejor etapa como futbolista y ganarlo todo. Por ello, como figura de los años dorados del blaugrana, y otrora compañero de Lionel Messi, se refirió a las idas y vueltas sobre la salida frustrada del 10.

“He sufrido porque no se puede poner en duda ni la actitud del Leo ni lo que representa el Barça. Estoy dolido por los comentarios pero me alegro de que se quede y que pueda dar muchas alegrías al Barça, que las necesita”, explicó Valdés a la cadena española RAC1.

Retirado de las canchas, Valdés se encuentra abocado a la faceta de entrenador y viene de salir de la entidad azulgrana después de convertirse en entrenador en las juveniles: “El Barça es un club con filosofía muy férrea y yo soy un entrenador mucho más dinámico, me adapto al talento de los jugadores y libero. Me encontré las puertas cerradas y poca flexibilidad para tomar decisiones”, cerró.