Con los minutos posteriores al conocimiento de la repentina muerte de Diego Maradona el ámbito futbolero se llenó de homenajes. Por caso rápidamente Napoli decidió rebautizar su estadio con el nombre del hijo adoptivo de la ciudad.

Un paso más adelante fue André Villas-Boas, entrenador portugués de Olympique de Marsella, donde actúan Darío Benedetto y Leonardo Balerdi. Luego de una nueva caída en Champions League, por 2-0 ante Porto, el técnico portugués aprovechó la conferencia de prensa e hizo una petición al ente que regula el fútbol.

“Me gustaría que la FIFA retirara el dorsal número 10 de todas las competiciones y en todos los equipos. Sería el mejor homenaje para el mejor jugador de la historia”, aseguró Villas-Boas, quien agregó que la muerte de Diego es “la pérdida de una persona que ha tenido mucha importancia para mí”.

Además, el entrenador recordó cuando siendo ayudante en Inter conoció al Diez en persona: “Una vez se acercó al centro de entrenamiento del Inter, tengo una foto con él de recuerdo. También compré un reloj dedicado por Diego Armando Maradona que venía con una camiseta firmada por él. Es un genio del fútbol. Es una pérdida para todos”.