[VIDEO] Cuando se le complicaba el partido a Argentinos Juniors y Adrián Gabbarini se convertía en figura, apareció Román. El 10 decretó el 1 a 0 del conjunto de La Paternal sobre Boca Unidos de Corrientes.

Pasaron 18 años para que se volviera a poner la del Bicho, para que debutara oficialmente en la Primera del club que lo vio nacer y crecer futbolísticamente. A los 36 años, Juan Román Riquelme sigue demostrando que es un fuera de serie, uno de los jugadores más determinantes del fútbol local, que tiene mucho más para dar y que puede, porque no, jugar mucho tiempo más, como se lo prometió a su hermano.

El estadio Diego Armando Maradona se vistió de fiesta para recibirlo en la jornada inicial de la B Nacional. El ídolo recompensó todo ese cariño con el gol del triunfo ante Boca Unidos, ese triunfo que da inicio a un largo camino que tiene como meta el ansiado ascenso.

Había mucha expectativa depositada en el equipo que dirige Claudio Borghi, un plantel que se armó para pelear arriba y deberá trabajar mucho más para encontrar el juego que anhelan. El partido fue muy parejo en los primeros minutos y le costó mucho a los mediocampistas de Argentinos Juniors hacerse ejes del juego. Ni Ledesma, Zapata o Riquelme pudieron adueñarse de la pelota, por tal motivo se vio a un conjunto correntino con mayor claridad pero con poca eficacia. En los pies de Santiago Raymonda estuvieron las mejores jugadas de la visita, pero el ex mediocampista de Arsenal no logró capitalizar las claras situaciones con las que contó.

Ya en el segundo tiempo, se vio otra iniciativa del local y al 10 mucho más participativo, haciéndose clave en el manejo de la pelota y determinante en todos los ataques de su equipo. Sin embargo, los correntinos complicaron y pusieron contra las cuerdas al conjunto de La Paternal, convirtiendo a Adrián Gabbarini en una de las figuras de la tarde.

A los 27 mintuos del complemento, en el peor momento del Bicho, apareció Román. Un córner para Boca Unidos terminó en un gran pase de Gaspar Iñíguez que supo aprovechar Riquelme, dejando sin reacción a la defensa rival y poniendo el único gol del encuentro, para la ovación de todo el estadio. Una vez arriba en el marcador, el ídolo Xeneize se puso el equipo al hombro y mostró un poco de su repertorio, un espectáculo aparte con destellos de la magia que tanto anhelaba el hincha de Argentinos.

De esta manera, el conjunto de Claudio Borghi comenzó con el pie derecho el campeonato y se ilusiona con lograr el ascenso a la Primera División, consciente de que debe trabajar mucho más pero que en la cancha tiene al as de espadas, ese que puede resolver todos los problemas en un instante.

El tanto de Román:

Foto: Télam