Extensa carrera en el fútbol europeo, respeto en la “Albiceleste” e idolatría en la mitad de Manchester. Dichos motivos son suficientes para resumir la trayectoria de Pablo Javier Zabaleta, nacido en Arrecifes y surgido del semillero de San Lorenzo de Almagro, donde debutó en 2002 con apenas 17 años. A mediados de 2005 fue transferido a Espanyol para empezar a dar cátedra en el lateral derecho, incluso jugando en otras posiciones que lo convirtieron en un referente innato.

En sus tres temporadas en el club catalán, ganó la Copa del Rey (2005/06) y luego aterrizo en la Premier League cuando el conjunto “ciudadano” renació de la mano del poderío de los nuevos dueños árabes. De tal manera, participó del proceso más glorioso con dos torneos locales (2011/12 y 2013/2014), una FA Cup (2010/11), una Community Shield (2012) y dos Copas de la Liga (2013/12 y 2015/16).

Pavada de partidos los que sumó con la camiseta “Citizen”, donde también se dio el gusto de portar la cinta de capitán y ganarse al amor de la hinchada, que lo eligió como el mejor jugador de la temporada 2012/13 con el 68% de los votos. En junio de 2017 se marchó a West Ham para disfrutar nuevos aires, hasta que este viernes comunicó la decisión de colgar los botines.

En lo que a Selección Nacional se refiere, fue convocado por primera vez a los 14 años por Hugo Tocalli para el Sub15; jugó el Mundial Sub17 Trinidad y Tobago 2011 y cuatro años más tarde se coronó campeón mundial Sub 20 en Holanda, junto a un brillante Lionel Messi. También formó parte del seleccionado Sub 23 que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Beijing 2008.

Debutó en la Mayor en 2005 de la mano de José Pekerman, participó de la Copa América Argentina 2011, fue subcampeón del mundo en Brasil 2014 y de la Copa América Chile 2015. En total, 54 compromisos con esta camiseta.