El agobiante calor y la dureza del ripio mexicano representaron un panorama complejo en esta tercera fecha del WRC. El primero en abrir los caminos, el galés Elfyn Evans (Toyota), fue víctima de ello y cedió terreno para quedar fuera de la pelea rápidamente. Ello, sumado a otras complicaciones entre los candidatos, le pertieron trepar a la cima a su compañero, el francés Sebastien Ogier.

Al final del día, cargado por los extensos pasos por El Cholocate y también las televisivas e inexpresivas pasadas por un circuito y las calles de León, tres victorias le permitieron al seis veces campeón del mundo conquistar una renta de 13,2 segundos sobre el finlandés Teemu Suninen.

El representante del M-Sport fue un canto a la regularidad, ya que sin imponerse en ningún tramo logró abrir un hueco con respecto a quienes lo persiguen, Elfyn Evas y el estonio Ott Tänak, separados por apenas dos décimas.

Mientras tanto la nómina de pilotos del WRC se redujo drásticamente, ya que los abandonos se multiplicaron entre los equipos de punta: primero Dani Sordo (Hyundai), fundiendo motor por la alta temperatura; después las llamas alcanzaron a Essapeka Lappi (M-Sport), quien escapó a tiempo con su navegante; y por último, un problema en el alternador del i20 dejó a pie al belga Thierry Neuville.

Cerrando la clasificación se ubican el finlandés Kalle Rovanperä, luego del brillante podio que firmó en Suecia con el Yaris, y el británico Gus Greensmith, tercer representante de la escuadra de Malcolm Wilson.

Este sábado se esperan nueve tramos más por los cerros de Guanajuato, con tres pasadas por la mañana y un cierre a puro trapo por la tarde/noche con seis especiales.