Este domingo Nürburgring recibió la undécima fecha del Mundial de Fórmula 1. En una cita denominada Gran Premio de Eifel, el británico Lewis Hamilton logró dar cuenta del poleman Valtteri Bottas para aferrarse a su victoria número 91 e igualar el récord de Michael Schumacher. En la tierra del Kaiser, y también casa de Mercedes, se vivió otro Hammertime para empezar a acariciar la séptima corona.

El destino deparó que el gran día de Lewis Hamilton sea este domingo, en una cita cargada de simbolismo por desarrollarse en la misma tierra que lo vio nacer al Kaiser. Sin dudas ese casco que recibió de parte de Mick habla a las claras de un paso de manos histórico.

Con la caída de una de las últimas grandes marcas que todavía mantenía Schumi, Hamilton se acerca cada vez más al gran objetivo: la séptima corona para empardar al monarca en 1994, 1995, 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004. Además, la fortuna está de su lado: hoy abandonó Bottas, por lo que 69 puntos lo mantienen a distancia.

El golpe de escena de la carrera se dio sobre el giro 18, cuando Bottas anunció por radio la pérdida de potencia ante un fallo en el motor. El finlandés ya había sido superado en pista por Hamilton y Verstappen, y su descenso continuaba rápidamente hasta que llegó el abandono definitivo una vuelta después.

En la soledad de la vanguardia solo la presencia de la lluvia podía cambiar el escenario, pero nada más algunas gotas rociaron la pista en una amenaza climática que no se concretó. Así solamente un safety car en la recta final, por el abandono de Lando Norris, comprimió el pelotón aunque Max Verstappen poco pudo comprometer al cómo líder en su viaje rumbo a la bandera a cuadros.

Párrafo aparte para tres pilotos que se destacaron en la mítica pista alemana: Daniel Ricciardo, ganando tres posiciones para culminar en el podio por primera vez desde Japón 2017 y cortando una sequía para la marca que se extendía desde 2011; Sergio Pérez, culminando cuarto al ganar cinco posiciones en pista; y por último, Nico Hülkenberg, en su regreso apurado a las pistas, logró cosechar un punto tras largar desde el fondo de la grilla.

Dentro de dos semanas, Portimao, en Portugal, recibirá a la categoría por primera vez en su historia. El campeonato empieza a pegar la vuelta, y hoy Hamilton dio otro golpe para quedar más cerca de firmar su séptimo título y quebrar el otro gran registro que por ahora conserva el mayor exponente de la dinastía Schumacher.