Con la intención de evitar los riesgos de contagio de coronavirus el organismo del ranking mundial impulsó “pruebas de ley” que buscan reducir las jugadas de contacto masivo como la cantidad de scrum por partido y la duración de las formaciones móviles.

Aunque es complejo por las características del deporte las medidas son una sugerencia que servirán de prueba en cuatro situaciones particulares: el scrum, el tackle, el ruck y el maul.

Asimismo se estableció un protocolo para que cada equipo y selección nacional realice los entrenamientos, viajes y rutinas de partido con la menor cantidad de gente posible.

Las 10 nuevas reglas del rugby que buscan reducir el contacto físico para minimizar la exposición al contagio de coronavirus son:

SCRUM:

– Eliminar el reinicio mediante scrum cuando no haya infracción (ej: derrumbe) y, en cambio, sancionar free kick.

– Los hookers deberán usar un ‘pie de freno’ para estabilizar el scrum.

– No se podrá pedir scrum tras la sanción de un penal o free kick.

– Se saldrá con un kick desde la línea de goal cuando un atacante sea sujetado en el in-goal rival o haga un knock on en esa zona.

TACKLE:

– Más severidad en la sanción de tackles altos, con la incorporación de la tarjeta naranja (15 minutos afuera salvo que el TMO considere que era para tarjeta roja).

– Eliminar el tackle asfixiante y recompensar al equipo defensivo.

RUCK:

– La duración del ‘juegue’ llamado por el árbitro pasa de 5 a 3 segundos.

– Si dura más tiempo, no se sancionará scrum, sino free kick para el equipo no infractor.

MAUL:

– Para controlar la cantidad de gente involucrada, nadie podrá sumarse a esta formación si no estaba allí desde el momento inicial. Incumplir esta norma se sancionará con free kick.

– Solo tendrá un movimiento hacia adelante. También será sancionado con free kick.