La superficie mixta, con caminos de montaña en una isla pintoresca e histórica como Cerdeña, ofician de sede para esta octava fecha del WRC que hoy comenzó tras el Shakedown con el tramo especial que entregó el éxito del seis veces campeón del mundo.

En la pasada por el tramo Ittiri Arena Show, en caminos resbaladizos de tierra y con un dibujo en espejo para dos pilotos, Ogier se impuso por una décima sobre su compañero Lappi en la espectacular prueba, arrebatándole el primer lugar en la pasada final junto a Ott Tänak.

Mañana la actividad se centrará en ocho tramos que completarán 124,20 kilómetros y que abrirán el juego en la lucha por el título que tiene como protagonistas a Ogier, quien deberá abrir los caminos, Tänak, ubicado a diez unidades del líder, y Thierry Neuville, con 12 puntos que lo separan de la cima.