Pensando en la actividad reducida del domingo, con la cancelación del primer paso por Likenäs, apenas los 21,19 kilómetros del tramo configuran el Power Stage y separan a Elfyn Evans de un nuevo éxito en el WRC. Por el momento el campeón del mundo, Ott Tänak, lo persigue pero tendrá que luchar contra el breve trayecto y el ritmo aplastante que impuso el galés.

Perfilándose incluso por encima del exmonarca Sebastien Ogier, el trabajo de Evans es brillante: al tercer puesto de Monte Carlo le puede sumar una victoria esquiva en más de una ocasión desde 2017, cuando festejó en casa durante el Rally de Gran Bretaña.

Este sábado el Toyota Yaris encabezó los tres primeros tramos en los bosques suecos, con hielo y barro resbaladizo en los caminos. Allí Evans se impuso sin problemas, y recién con el cierre en Torsby el belga Thierry Neuville consiguió apuntarse con un éxito.

Siempre a la sombra del puntero se mantuvo el finlandés Ott Tänak. El campeón reinante, lejos de su opaco debut en el Principado cuando destruyó su Hyundai i20, aquí al menos suma buenos puntos y con un cómodo segundo lugar.

El último integrante del podio es una incógnita todavía ya que dos compañeros de equipo, como Ogier y el finés Kalle Rovanperä, luchan con dientes apretados, y el galo se impone por apenas medio segundo frente a la joven promesa del rally mundial de apenas 19 años.

Más atrás aparece el finés Esapekka Lappi, mejor representante de M-Sport, quien sueña con trepar otro peldaño. Mientras tanto tiene a raya a Neuville que aparece a cuatro segundos y medio. El belga continuó afectado por abrir los caminos y así no logró mejorar su posición, mientras su compañero, el irlandés Craig Breen, le cubre las espaldas.

Por último el también escandinavo Teemu Suninen, con el otro Ford Fiesta de Malcolm Wilson, y el japonés Takamoto Katsuta, en la máquina restante que alineó Tommi Mäkinen (ya consumado el abandono de Jari-Matti Latvala), cierra las posiciones del WRC.

Para Evans el escenario se planteará como un paseo si piensa nada más que en la victoria en la competencia. Sin embargo los puntos extra del Power Stage no son para despreciar pensando en un campeonato que ya lo tiene como claro aspirante.