Desde bien temprano la Fórmula 1 entregó grandes novedades luego de una larga investigación que tuvo en vilo a la categoría desde el inicio de la temporada en julio pasado: finalmente la FIA decidió sancionar a Racing Point por la copia deliberada de los ductos de freno que emplea en su monoplaza RP20.

En el descargo que explicó la sanción los comisarios recalcaron que más allá de las piezas certificadas que Mercedes le entrega a la escudería, en las suspensiones y el motor, desde Racing Point se emplearon los mismos conductos de freno que los W10 lucieron en 2019. Así dieron curso al reclamo de la casa francesa Renault pero decieron solamente una penalidad económica y la quita de puntos en el Mundial de Constructores.

Así las cosas las sanciones ascienden a 400.000 euros en total (200.000 por cada auto conducido por Lance Stroll y Sergio Pérez) y el retiro de 15 puntos en total (7,5 por cada monoplaza) en la lucha entre fábricas, sin afectar el desempeño del canadiense y del mexicano en la lucha por el título de pilotos. Además se incluye una reprimenda al equipo por los Grandes Premios en Hungría y Gran Bretaña.

La suavidad de la pena asombra ya que no se exige a la escudería un nuevo desarrollo de la pieza en cuestión, por lo que indudablemente a futuro seguirá por delante de sus rivales que sí respetaron el reglamento. Ante ello el fallo explicó que no es realista esperar que Racing Point “rediseñara los BD (ductos de freno) de una manera que efectivamente les obligaría a desaprender lo que ya saben”.

Más allá de la polémica que ya está instalada hubo acción en pista, y una vez más Mercedes controló ambas sesiones de cara al Gran Premio 70° Aniversario de este domingo en Silverstone.

En la práctica libre 1 fue Valtteri Bottas quien marcó el ritmo, horas después de ser confirmado por una temporada más y así extender a cinco años su presencia en el asiento del mejor coche de la categoría. En esa tanda Lewis Hamilton quedó a una décima, y sorprendió la tarea del alemán Nico Hülkenberg, reemplazo de Sergio Pérez, quien volvió a dar positivo de COVID-19.

Para finalizar la segunda práctica libre entregó el mejor tiempo del día (donde los equipos emplearon la nueva configuración de neumáticos) y el campeón del mundo bajó más de medio segundo la marca del finlandés: 1:25.606. Esta vez fue su compañero quien se ubicó en su estela. En tercer lugar sorprendió el australiano Daniel Ricciardo (Renault), aventajando a un habitué como Max Verstappen (Red Bull), y reconfirmando la evolución que le permitió ser cuarto el domingo pasado. La contracara fue Ferrari, que una vez más penó con una rotura en la caja y el reguero de líquido hidráulico poniendo fin a un opaco día para Sebastian Vettel.

Así esta atípica temporada 2020 de la Fórmula 1 sigue dejando tela para cortar. Siempre desde lo deportivo, pero hoy enmarcada dentro de un escandaloso fallo que da luz verde para infringir el reglamento merced a sanciones que no parecen a la altura.