En un final no apto para cardíacos, Gonzaga dio la sorpresa de la temporada y derrotó 89 a 87 a Duke para quedarse por primera vez en su historia con el título del Torneo Mahui de exhibición ante el mejor equipo del básquet universitario de Estados Unidos.

Después de fallar cuatro tiros libres consecutivos, los Zags le habían dado la última oportunidad del partido a los Blue Devils con un marcador favorable de 89 a 87. La posesión estuvo a cargo de RJ Barrett, cuya incursión en la pintura fue taponada por Brandon Clarke para asegurar el encuentro y arrebatarle el invicto al equipo sensación de esta temporada.

Poco sirvieron los 23 puntos de Barret, los 22 de Zion Williamson y los 17 de Tre Jones, en su primera gran demostración ofensiva de la temporada, ya que la diferencia estuvo en la efectividad de la segunda unidad de Gonzaga. Mientras que el banco de Duke sólo aportó nueve puntos en todo el partido, el de los Zags duplicó esa marca al anotar 18, sobresaliendo la actuación de Filip Petrusev en el rol de sexto hombre con 11.

Pese a esto, no hay que dejar de lado el rol del quinteto inicial de los campeones con tres jugadores por encima de los 15 puntos (Rui Hachimura 20, Zach Norvell Jr 18, Brandon Clarke 17) y con la distribución constante del juego en las manos de Josh Perkins, que finalizó con siete asistencias y nueve puntos.

Para llegar al partido decisivo de este torneo celebrado en Lahaina, Hawaii, Gonzaga había dejado en el camino a Illinois (84-78) y a Arizona (91-74) mientras que Duke había despachado a San Diego State (90-64) y a Auburn (78-72).

Ahora ambos equipos tendrán algunos días de descanso hasta que los Zags se midan con Dakota del Norte el lunes 26 y los Blue Devils hagan lo propio ante Indiana el martes 27.

Por Facundo Osa.