Por primera vez en esta temporada 2019, Mercedes no culminó con un 1-2 al recibir la bandera a cuadros. Un adelantamiento con riesgo excesivo que tomó Verstappen ante Bottas, si bien significó en un recargo de cinco segundos que envió al holandés al cuarto lugar, obligó a una nueva detención en boxes del finlandés que se vio superado por Vettel.

En el cierre de un fin de semana que tuvo la pérdida del extricampeón mundial Niki Lauda, colaborador en la escudería alemana en los últimos años, Mercedes logró ofrendarle el triunfo de Hamilton en las calles del Principado, en la cita más glamorosa del calendario convertida en una prueba de resistencia para el quíntuple campeón.

El piloto británico debió gestionar su neumáticos medios por 66 giros soportando la presión de Verstappen, encolumnados más atrás Vettel y Bottas, todos ellos con duros. La clave del podio final se resolvió en la vuelta 12, luego del Safety Car que desencadenó el local Charles Leclerc con el intento de sobrepaso sobre Nico Hulkenberg (Renault) en su remontada fallida que terminó en abandono.

Cuando los líderes visitaron el box y se produjo el doble movimiento de Mercedes, Bottas -que marchaba segundo- se retrasó y su salida coincidió con el Red Bull de Verstappen, que preso de la situación no tuvo espacio por lo que ambas máquinas se tocaron: resultado de cinco segundos extra para el holandés por relanzamiento inseguro.

Desde allí Hamilton debió cuidarse las espaldas con gomas que giro a giro acrecentaron su desgaste sobre el lado izquierdo, con Max obsesionado por superarlo y escaparse en la punta para minimizar el daño de la recarga impuesta por los comisarios. No obstante no lo logró y tampoco saltó a pista otro auto de seguridad que abriera una ventaja.

Sobre el final no tuvo sentido el intento de adelantamiento a Hamilton, que terminó en un toque a la salida del túnel. Cosas que todavía debe pulir el hombre espectáculo que tiene la categoría, aunque indudablemente su constancia en los puntos gordos deja ver un cambio positivo en el manejo del holandés.

Con este panorama Vettel fue sin dudas el más favorecido en la punta. Luego de casi quedar afuera de la Q1 ayer, desplazando finalmente a su compañero, el alemán heredó el segundo lugar en una temporada donde todavía su SF90 no tuvo la posibilidad de ni siquiera luchar por una victoria.

Detrás de los cuatro primeros apareció el francés Pierre Gasly, con el otro Red Bull. Sexto cruzó la meta el español Carlos Sainz, con McLaren, y ambos Toro Rosso culminaron su buen fin de semana con el ruso Daniil Kvyat y el tailandés Alexander Albon en séptima y octava colocación. Para finalizar la zona de puntos se ubicaron el australiano Daniel Ricciardo (Renault) y el francés Romain Grosjean (Haas).

Con la bandera a cuadros Hamilton firmó un trabajoso éxito 77 en Fórmula 1 y el tercero en Mónaco para liderar con 17 puntos de ventaja (137 a 120) sobre su compañero Valtteri Bottas. La próxima parada del Mundial de Fórmula 1 será en Canadá, del 7 al 9 de junio en el callejero semipermanente de Montreal.