Cuando la historia golpea a la puerta hay un nombre y una marca que responden con tácita exclusividad en los últimos años en la Fórmula 1: en Shanghai, Lewis Hamilton y Mercedes fueron la sociedad perfecta para conquistar la esperada carrera 1000.

Desde la luz verde que entregó el semáforo el quíntuple campeón mundial dio cuenta de Valtteri Bottas para encaminar el triunfo 75 de su historial y el 6to en el circuito chino, uno de sus predilectos del calendario. Con el movimiento consumado nadie puedo ni siquiera acercarse al británico, que ahora domina la clasificación de pilotos.

Hamilton además se dio el gusto de ser el único piloto en lograr éxitos en dos carreras centenarias ya que supo ganar en Bahrein 2014, donde la Máxima había celebrado 900 presentaciones, en un nuevo domingo aplastante de Mercedes para firmar el tercer 1-2 en misma cantidad de carreras.

Detrás del británico se encolumnó Bottas, que dejó la cima de la clasificación tras dominar las citas previas de Australia y Bahrein. Asimismo la discusión por el segundo lugar nunca estuvo en veremos ya que en los pits no hubo ganancia para nadie en el lote de arriba y las dos paradas se impusieron como norma para llegar al final.

Las aspiraciones de Ferrari esta vez murieron apenas se abrió una estela con los Mercedes. Primero lo intentó Charles Leclerc, hasta recibir la orden de dejar parar a Sebastian Vettel, y después el alemán tampoco logró su cometido pese a forzar de más a las SF90 con algunas bloqueadas incluidas. Así el escalón más bajo del podio fue su destino.

El holandés Max Verstappen logró abrir un hueco en la parte final y dar cuenta del monegasco para quedarse con el cuarto lugar con la bandera a cuadros -hoy en manos de Alain Prost-, mientras que el otro piloto de Red Bull, el francés Pierre Gasly, culminó sexto.

Por último el cuidado de los neumáticos en un circuito que no es tan abrasivo premio a Daniel Ricciardo, Sergio Pérez, Kimi Raikkonen y Alexander Albon -recuperando desde la última posición-, quienes apostaron a una sola detención y cerraron los puestos de puntos.

Ahora será turno de Azerbaiyán, Gran Premio de Europa, dentro de quince días. Pasó una cita muy esperada para los protagonistas y todo el ambiente del mundo motor, y quien mejor que Hamilton para quedar al frente como un reconocimiento al mejor piloto de la grilla sin duda alguna.