No fue una jornada pacífica en la Fórmula 1, que recibió hoy la primera de sus dos carreras de este 2020. La noche de Sakhir tuvo cuando no en esta temporada una cómoda victoria de Lewis Hamilton. No obstante la prueba estuvo marcada por un fuerte accidente en el inicio.

Con el lanzamiento de la prueba la misma se detuvo rápidamente en el giro de apertura, cuando Romain Grosjean (Haas) se tocó con Daniil Kvyat (AlphaTauri) y terminó incrustado contra las defensas, en un casco que se partió en dos y provocó una bola de fuego. Afortunadamente el piloto francés -preso de un nuevo error en pista- salió por sus medios y sufrió leves quemaduras en manos y pies.

La bandera roja salió a escena y el aparte alcanzó la hora y media, hasta que con el relanzamiento Lance Stroll (Racing Point) se montó en el neumático delantero izquierdo del mismo Kvyat y terminó con el RP20 volcado. Esta vez Virtual Safety Car en pista, aunque sin nada que lamentar.

Por todo ello la prueba comenzó realmente en el noveno giro, y a partir de allí Lewis Hamilton no dejó nada para sus rivales. El drama que podía generar el ataque de Max Verstappen se esfumó rápido y vuelta a vuelta la noche del desierto se perdió en la cuarta victoria del británico en este trazado, merced a su conocida buena gestión del caucho.

Por el último escalón del podio todo concluyó a favor de Alexander Albon, con el otro Red Bull. El tailandés heredó la posición a tres giros del final con la rotura del motor Mercedes que porta el Racing Point del mexicano Sergio Pérez.

Checo, el único representante latinoamericano de la grilla, sufrió este revés a horas de decidirse su futuro en la categoría, el cual se divide entre el adiós y la posible llegada a Red Bull. Además se quedó a las puertas de lograr su primer doble podio de su carrera (sumando el anterior en Turquía).

Mientras tanto McLaren firmó un gran resultado: Lando Norris y Carlos Sainz, quien ganó nueve lugares, arribaron en cuarta y quinta colocación respectivamente.

Por último, en la zona de puntos arribaron Pierre Gasly (AlphaTauri), Daniel Ricciardo (Renault), Valtteri Bottas (Mercedes), con una deslucida actuación que pone en riesgo se segundo puesto en el Mundial a manos de Verstappen, Esteban Ocon (Renault) y Charles Leclerc (Ferrari).

Así se configuró una accidentada prueba en Bahrein, que concluyó con bandera amarilla por ese incidente de Pérez y el reguero de fluido que dejó en pista. Para Hamilton el cierre perfecto para sumar su 95° triunfo general y el undécimo del año.