En el debut oficial de la pista de Portimao en la máxima categoría de FIA, Lewis Hamilton inscribió su nombre en el palmarés de los vencedores. No fue un triunfo más para el británico: hoy sumó la 92° victoria de su campaña iniciada en 2007 y así superó la plusmarca que Michael Schumacher había fijado hace 14 años.

Hamilton no tiene rival en esta F1 moderna. Por ello no sorprende que haya batido la cifra que el Kaiser dejó con su último éxito en China 2006. El pase de manos definitivo se producirá a fin de temporada, cuando el piloto de Mercedes se dirija a levantar su séptima corona para empardar a la leyenda que lucha por su vida tras aquel accidente de esquí en 2013.

Desde el comienzo de la carrera Portimao mostró un escenario interesante, y a la desafiante configuración de pista se sumaba el viento cruzado y una intermitente lluvia. El inicio, con ambos Mercedes calzando neumático medio, mostró mejor a los McLaren que rápidamente saltaron a la cima.

Hamilton cedió primero contra Bottas, y luego el finlandés sucumbió ante Carlos Sainz. El 44 peleaba además con la presencia de Lando Norris, mientras Max Verstappen (Red Bull) caía al quinto. La batalla no fue sencilla para el británico, y recién sobre el giro 20 recuperó el liderazgo.

Cuando las posiciones se acomodaron la tarea principal para Hamilton pasó por la gestión de los neumáticos, que ya en temperatura mostraron su efectividad. Tanto es así que recién sobre el giro número 40 ingresó a boxes por caucho fresco, jugando también con la amenaza de lluvia.

A fin de cuentas bien lejos quedó Bottas, cediendo unos 25 segundos en relación al demoledor líder con la caída de la bandera a cuadros: a misma máquina Lewis hace valer su talento frente a la tibieza del escandinavo. En tercer lugar llegó Verstappen, quien salió ileso de un toque al inicio con Sergio Pérez y firmó otro podio en este 2020.

Más atrás Ferrari rescató el cuarto puesto con Leclerc. Pierre Gasly batalló sobre el cierre con Sainz para llegar quinto. Otra limpia pelea se dio entre Pérez y Esteban Ocon, donde prevaleció el mexicano; por último Daniel Ricciardo y Sebastian Vettel sumaron los puntos finales.

Otra vez ganó Hamilton. En esta F1 el británico siempre impone su ley. Hoy hizo historia pero a fin de temporada su séptima corona está al caer, y con ella la otra gran marca del Kaiser. De cara al futuro, en la continuidad de la categoría sin cambios hasta 2022, solo se puede esperar que prosiga el dominio de quien sin dudas ya está entre los grandes.