Ahora sí se disfruta el paso de las máquinas del WRC por los caminos nevados de Suecia, que se entrecruzan con trayectos en Noruega, y que dan marcho a la fecha en solitario del calendario que cuenta con la nieve y el hielo como condimentos.

Ayer en el tramo de apertura en Karlstad, la ausencia de nieve canceló la especial y solo se corrió un segundo Shakedown, además de la reducción en los caminos. Por ello se hacía imperiosa la competencia plena, y luego de cuatro tramos hoy, la lucha se centra entre Elfyn Evans y el campeón del mundo Ott Tänak.

El piloto galés se muestra fuerte en su salto a Toyota y con el Yaris lidera la cita con 8,5 segundos sobre el estonio, quien se pasó de vereda para ser cabeza de la competitiva alineación de Hyundai. Con dos victorias de etapa por lado lograron abrir una brecha sobre el finlandés Kalle Rovanperä, quien aparece tercero a 14,3 segundos de la cima.

La lucha se mantiene intensa en el resto del pelotón del WRC, con el multicampeón Sebastien Ogier (Toyota) y el finlandés Esapekka Lappi (M-Sport) separados por tres segundos en la pelea por el cuarto puesto. Detrás, dos compañeros en Hyundai, el belga Thierry Neuville y el irlandés Craig Breen, están separados por seis décimas.

Cerrando la nómina de la categoría principal aparecen el finés Teemu Suninen (M-Sport) y el japonés Takamoto Katsuta, en uno de los Yaris alternativos que dicen presente. El otro, al comando del finés Jari-Matti Latvala, sufrió problemas en el tramo final y no tomó parte en el cierre en Torsby.

Mañana la competencia continuará con los mismos cuatro tramos de hoy y un total de 63,68 kilómetros cronometrados, para así empezar a develar a los favoritos de cara al domingo con dos etapas calcadas en Likenas.