En la anteúltima fecha de la fase regular en el Super Rugby, los Jaguares consiguieron una victoria clave para mantener las aspiraciones de cara a la localía pensando en los playoffs. Sharks, que deberá esperar resultados para ingresar entre los ocho mejores, fue un canto a la impotencia hasta que llegó el descuento que maquilló el score.

La férrea defensa del equipo de Gonzalo Quesada fue importante para soportar los embates finales de su rival, una vez que el ataque de Jaguares ya había abierto una brecha de punto bonus en el score, en lo que fue el octavo triunfo en los últimos nueve partidos.

Desde el primer tiempo la injerencia de los backs argentinos fue determinante. Antes del cuarto de hora, Sebastián Cancelliere y Emiliano Boffelli, habían visitado el in goal de Sharks. Incluso la diferencia pudo ser mayor pero Joaquín Díaz Bonilla no tuvo su mejor tarde probando a los palos.

Ya en el complemento una pelota al cielo fue ganada espectacularmente por Boffelli, quien se marchó hasta su segunda conquista sin oposición de los sudafricanos. La presión alta y la recuperación en los rucks se mantuvieron para sembrar dudas en cada ataque rival.

Para colmo una gran contra del fullback levantó al público en el José Amalfitani, consumándose la explosión cuando Cancelliere apoyó tras soportar el fallido cierre de la defensa.

La visita se puso a tiro de arruinar el bonus cuando el centro Andre Esterhuizen apoyó y Curwin Bosch redondeó la jugada de siete puntos, de cara al cuarto de hora de final que sembró dudas por el relajo lógico de Jaguares.

Sin embargo pasó la tormenta, y con un XV que estaba lleno de recambios, apareció el tucumano Domingo Miotti para dejar una habilitación perfecta para la zambullida de Carreras, que así le puso el moño a la victoria con otro doblete en la competición.

Pasó Sharks y casi sin despeinarse la franquicia argentina logró resolver el trámite a su favor. Ahora los sudafricanos quedaron sin margen de cara a la fecha final. Mientras tanto Jaguares recibirá a Sunwolves el viernes próximo sabiendo que un último triunfo ante su gente puede decretar la localía de cara a los playoffs.