El tenista australiano Nick Kyrgios se destacó últimamente en el circuito mundial de tenis más por sus problemas de indisciplina que por sus méritos con la raqueta. Por ello la ATP lo puso en la mira y ahora recibió una penalidad por mala conducta.

La sanción es por cuatro meses y además contempla una multa de 25.000 dólares por tener “un comportamiento agravado bajo la disposición de ofensa mayor del jugador en el código ATP”. Igualmente ambas medidas quedaron en suspenso de que Kyrgios cumpla con las condiciones de conducta durante un período de prueba de seis meses.

La investigación contra “el chico malo del tenis”, ubicado en el 27° lugar del ranking mundial, se inició después de su partido de segunda ronda en el Masters 1000 de Cincinnati, donde fue multado con 113.000 dólares.