Nuevos aires llegan a la F1 en la próxima temporada. Al anuncio de Vietnam hace tiempo atrás se sumó el de una pista clásica como Zandvoort, que supo mantenerse en forma casi permanente entre 1952 y 1985.

La presencia consolidada de Max Verstappen, animador en la Máxima desde su primera victoria en 2016, y el sponsoreo de la cerveza Heineken, resultaron vitales para ponerle fin a la ausencia de 35 años en el calendario. En cuanto a la fecha elegida no hay nada definido pero se estima que reemplace al GP de España todavía en duda.

Zandvoort está ubicado a pocos kilómetros de Ámsterdam, y se encuentra a metros de la playa y las dunas costeras que lo rodean. El diseño es similar al trazado español de Jarama, ya que fue construido por los mismos diseñadores y por ello no serán muchos los sobrepasos que se puedan esperar.

“Desde que llegamos a la F1 dijimos que queríamos nuevos eventos respetando los orígenes históricos de la F1 en Europa. La próxima temporada habrá una carrera urbana nueva en Vietnam y también el regreso de Zandvoort tras una ausencia de 35 años”, remarcó Chase Carey, directivo de Liberty.

Por su parte Jean Todt, presidente de la FIA, se mostró preocupado por la realización de obras “para actualizar el circuito a los estándares de seguridad que permitan albergar una carrera de F1”. Principalmente las vías de escape serán modificadas en un trazado que es recordado además por la muerte del piloto británico Roger Williamson en 1973.