Muchas veces las frases hechas son solo eso, y muchos otros factores pueden incidir o no sobre su veracidad. Esa cuota de fortuna que se le asigna a los campeones pudo darse hoy en Silverstone, hogar del Gran Premio británico válido por la cuarta fecha del Mundial de Fórmula 1.

En una carrera apática, al menos en lo referido al pelotón en cabeza, Lewis Hamilton se encaminó sin oposición alguna a su triunfo número 87. No obstante, en la vuelta final debió sufrir como no hizo en las 51 previas, cuando se presentó un golpe de escena: pinchadura de la rueda delantera izquierda para el Mercedes W11 del seis veces campeón.

En tres ruedas, recordando las hazañas de Gilles Villeneuve o Ayrton Senna, y por qué no a Juan María Traverso, el propio Hamilton debió demostrar su talento. A fin de cuentas, ¿será que a la suerte también hay que ayudarla? Como pudo el británico lo llevó adelante para cerrar el giro y festejar nada menos que su séptimo triunfo en casa, en una carrera que dominó de principio a fin.

El escenario de incertidumbre que generó el pinchazo también lo vivió en carne propia el finlandés Valtteri Bottas, que tras marchar como escolta a lo largo de 50 vueltas no sumó absolutamente nada al recibir la bandera a cuadros en undécimo lugar, luego de pelear por el último punto con Sebastian Vettel (Ferrari).

Otro que se quedó con la sangre en el ojo fue Max Verstappen, quien si bien arribó segundo y con el punto extra de la vuelta rápida, esa pasada por boxes en búsqueda de caucho fresco lo privó del hipotético primer lugar. Solo cinco segundos lo separaron de la punta aunque claro con el diario del lunes todo es más fácil.

La accidentada prueba en Silverstone tuvo además pinchazos para el finlandés Kimi Raikkonen (Alfa Romeo); el primero en padecer este inconveniente, y el español Carlos Sainz (McLaren), quien vio malogrado su domingo y cerró 13° cuando rodaba en un cómodo cuarto lugar. Milagrosamente culminó la prueba Romain Grosjean, tras moverse de su línea en varias frenadas y siendo advertido por los comisarios.

En esa posición cerró Daniel Ricciardo, su mejor colocación en Renault, superando en su lucha personal a Lando Norris (McLaren) y a su compañero en la escudería francesa, el galo Esteban Ocon. Detrás su compatriota Pierre Gasly firmó una gran tarea, dando cuenta de Alexander Albon (Red Bull) y Lance Stroll (Racing Point), en los giros decisivos.

Tempranamente los aparatosos choques de Kevin Magnussen (Haas), tras un toque con Albon que le valió el recargo de cinco segundos al piloto tailandés, y de Daniil Kvyat (Alpha Tauri) parecieron anunciar el cierre a pura incidencia. Por su parte el regreso del alemán Nico Hülkenberg no pudo ser tal: un problema en su RP20 dejó a pie antes de empezar al reemplazo de Sergio Pérez.

Lo que parecía cantado era el triunfo de Hamilton, el hombre récord en Silverstone, y aunque se consumó el retraso sufrido hoy por Bottas abrió una brecha de 30 puntos en la lucha por el título, cuando apenas se disputaron cuatro fechas. En una semana habrá nuevamente acción en la F1 cuando se repita el trazado en el marco del denominado Gran Premio del 70° Aniversario.