Parece que nunca podrá ser ante los mejores del mundo. Otra vez Los Pumas cayeron ante Nueva Zelanda, en Liniers, luego de 80 minutos donde realmente la paridad se mantuvo en el juego y en el score.

Esta vez, luego de caer sin atenuantes en las últimas presentaciones, el duelo ante los de negro mostró una imagen diferente. Y sin dudas en cualquier momento puede darse el batacazo histórico que mueva la chapa en un récord que tiene saldo negativo y sólo un empate en 1985.

Las ausencias de peso que presentó el quince de Steve Hansen privaron de ver en cancha a Franks, Whitelock, Read, Rieko Ioane, Crotty, McKenzie, Perenara y Julian Savea. Sin embargo en los detalles la visita supo golpear en la etapa inicial: primero por el centro Ngani Laumape, rompiendo hasta cuatro tackles, y luego con una corrida de Brodie Retallick tras robar un pase cantado de Nicolás Sánchez.

El tucumano, quien volvía al equipo luego de emigrar al continente europeo, aportó junto a Emiliano Boffelli los únicos puntos en cuarenta minutos para el equipo de Mario Ledesma, donde la importancia de los detalles salió a la luz una vez más, y faltó cabeza y centímetros para vulnerar el in goal.

Al compás de los cambios producidos en los momentos iniciales del complemento los Pumas se envalentonaron con el try que firmó el full back rosarino, aprovechando una bomba arriba de Sánchez al jugar con ventaja.

Desde allí dio la sensación que el maleficio podía romperse, ante el quedo en ofensiva de una visita que se marchó sin sumar en los 40′ finales. No obstante Nueza Zelanda conservó su intensidad en defensa y soportó una y otra vez, mientras los detalles ganaban importancia con un penal factible errado por Sánchez y un try que no pudo ser por un pie de Ramiro Moyano que tocó el touch.

Los últimos minutos fueron de desesperación, y con el score 20-16 en favor de los All Blacks, el ataque final de Los Pumas no pudo mover la chapa con dos lines que derivaron en maul. La fiereza no fue suficiente: los bicampeones del mundo defendieron bien la pelota que les dio un ajustado triunfo para dejar al seleccionado argentino con las manos vacías una vez más.

Además en el otro juego de la fecha inicial, Sudáfrica venció con bonus a Australia por 35-17 en Johannesburgo para ser líder absoluto de este acotado Rugby Championship. La próxima semana Los Pumas visitarán a Australia y los de negro recibirán a los Springboks.