La noche del jueves quedó en la anales de la NBA, luego de que Toronto Raptors logró desbancar al bicampeón para convertirse en la primer franquicia que fuera de las fronteras estadounidenses lograr alzar el título.

Con un final emocionante y decidido por la precisión del alero Kawhi Leonard, quien anotó 22 puntos y sumó 6 rebotes, los de Canadá vencieron a Golden State en su propia casa, y en la noche que marcaba la despedida de su estadio.

El marcador final de114-110 terminó de configurarse luego de una falta técnica que mandó a la línea al ex San Antonio, quien no falló sus libres y así puso a resguardo la corona cuando el reloj se moría. Además el otrora compañero de Manu demostró su valía para consagrarse por segunda vez como MVP en una final a los 27 años de edad.

Los Warriors, que a punto estuvieron de forzar el séptimo juego, entregaron la corona con otra sensible baja que se suma a la de Kevin Durant: cuando transcurría el tercer cuarto el alero Klay Thompson -que igualmente fue el goleador de la noche con 30 puntos- dejó la cancha para comenzar a hipotecar las chances del quinteto de Steve Kerr.

Salud campeón. Toronto lo logró merecidamente, supo hacerse fuerte en los playoffs y está en lo más alto cortando en su propia casa la hegemonía de los Warriors.