La ex-campeona de Wimbledon Jana Novotna murió a la edad de 49 años, víctima de un cáncer. Así lo anunció la Asociación de Tenis Femenino: “Murió en paz, rodeada de su familia”.
La jugadora checa había perdido la final de Wimbledon en 1993 y 1997 antes de ganar el torneo de Grand Slam en 1998 cuando venció a Nathalie Tauziat. Novotna emocionó a los aficionados al tenis cuando rompió a llorar después de perder ante la alemana Steffi Graf en 1993 y fue consolada por la Duquesa de Kent.
No fue una victoria, pero sí una de aquellas imágenes icónicas que dio la vuelta al mundo. Acababa de perder una final que tenía ganada en Wimbledon y estalló en lágrimas. La duquesa de Kent le ofreció su hombro para que llorara amargamente su pena y le dijo: “No te preocupes, sé que algún día ganarás aquí”.
Fueron palabras proféticas, porque Novotna se convirtió en 1998 en la tenista más veterana (29 años y 9 meses) en ganar su primer título de Grand Slam.
Desde 2005, Novotna formó parte de la International Tennis Hall of Fame, de Rhode Island (EE UU). En una de sus últimas entrevistas a medios checos, Novotna reconocía hace dos años que amaba profundamente el tenis. “El tenis me da absolutamente todo y después de estos años me sigue llenado”, se sinceró la jugadora checa, que basó su juego en un agresivo servicio-volea, un estilo actualmente en desuso.