Más allá de su intención de bajarse del Abierto de los Estados Unidos, a disputarse desde fin de mes en Flushing Meadows, Rafael Nadal aclaró que respeta la decisión de aquellos jugadores que decidan competir por cuestiones económicas.

“La situación sanitaria es el primer inconveniente básico a la hora de tomar mi decisión, parece que no está del todo controlada, por lo cual en este caso, consultado con mi equipo decidimos esto. También respeto a los otros jugadores que decidan ir, porque tengan por ejemplo una situación diferente y quieran ganar un dinero allí que necesitan. Respeto todas las decisiones, pero hoy por hoy es difícil decir si es lo correcto o no”, declaró el tenista español.

El actual número dos del ranking ATP agregó que por el momento desconoce si participará en el Masters 1000 de Roma, ya que esperará a ver cómo evoluciona la pandemia y la conformación del calendario tras la cancelación de Madrid.

“Ni yo ni nadie (hubiera querido un 2020 así). Después, lo que pueda suceder en el 2021 se verá y lo encararé con la máxima ilusión y con la mayor profesionalidad posible”, cerró el español.