Siete tramos pasaron este sábado en el Rally de España, en la convulsionada Cataluña, y más allá de la victoria dos pilotos pelean por el primer título de WRC de sus vidas: Thierry Neuville y Ott Tänak lo dieron todo hoy, y mientras que el belga se llevó tres tramos, el líder del Mundial no se quedó atrás y se apuntó con tres.

Con el asfalto en escena atrás quedó el dominio del nueve veces campeón Sebastien Loeb, quien hoy cedió terreno para quedar en el cuarto lugar provisorio. No obstante Hyundai sigue con el plan de pisar fuerte para cubrir las espaldas de Neuville. El belga comenzó fuerte el día con dos scratch y cerró con triunfo en la SS13 para abrir una brecha de 21,5 segundos sobre su compañero Dani Sordo.

El piloto local juega, junto a Loeb, un papel vital de cara al domingo ya que Tänak logra culminar detrás de Neuville podrá aspirar al título con los puntos extra del Power Stage. Por ahora, el estonio se ubica a 3,1 segundos de Sordo y mantiene una ventaja de apenas seis décimas sobre el exmonarca.

Afuera de la pelea queda por el momento el vigente campeón Sebastien Ogier, quien luego de perder la dirección ayer logró trepar al octavo lugar. Sin embargo parece ser que tras quince años los franceses dejaran de tener un campeón en la disciplina.

Además, el abandono del británico Kris Meeke (con un fuerte golpe por la mañana) le permitió trepar al último Toyota, el de Jari-Matti Latvala, hasta la quinta colocación. Por detrás cerraron ambos pilotos del M-Sport, el galés Elfyn Evans y el finlandés Teemu Suninen, precediendo al vigente campeón.

Mañana puede ser un día histórico en la costa de Cataluña con la coronación de un nuevo rey en el WRC. ¿Podrá Neuville o una desgracia ajena estirar la definición hasta Australia o Tänak celebrará su primera corona?