Luego de que cada federación debiera decidir por la aceptación o nulidad de los atletas rusos en la máxima cita deportiva que tuvo lugar en Río de Janeiro, merced a descubrirse la red de espionaje que montó el gobierno ruso en los Juegos de Invierno de Sochi 2014, el COI tomó la determinación de quitarle a Rusia tres preseas.

Los atletas en cuestión están dentro de los 98 casos que dieron positivo con la repetición de las muestras correspondientes a Beijing 2008 y a Londres 2012. Se trata de la corredora Tatyana Firova, y las pesistas Nadezda Evstyukhina y Marina Shainova.

Mientras que a Firova se le quitó su medalla plateada en el relevo femenino de 4×400 metros, al descubrirse Turinabol y otros esteroides. El mismo compuesto que se encontró en los análisis de Evstyukhina (bronce en -75kg) y Shainova (plata en -58kg), igualmente despojadas de sus lauros.