En un duelo de trámite desparejo por momentos y donde los esfuerzos se mezclaron con las desprolijidades, Jaguares alcanzó el quinto triunfo al hilo para cerrar la primera parte del Super Rugby nada menos que como escolta de Crusaders.

Los dirigidos por Gonzalo Quesada se encontraron con una verdadera incógnita como Sunwolves, que puede combinar un buen primer tiempo con un complemento flojo como el de esta tarde noche, donde la franquicia argentina abrió la brecha que definió el partido.

Con 12 cambios respecto al XV que superó a Sharks el sábado pasado, la baja de Emiliano Boffelli una fractura en la nariz y el retorno de Joaquín Tuculet tras dos meses de ausencia, el ADN habitual de los argentinos se vio modificado. Sin embargo las diferencias se hicieron evidentes poco a poco en Vélez con jugadores que no han tenido tantos minutos esta campaña y además con un nuevo debut como el de Santiago Socino.

Desde el primer tiempo el score tuvo cambios permanentes. Santiago Carreras golpeó rápido pero una pérdida en ofensiva provocó la respuesta de otro wing como Gerhard Van den Heever, que con un kick al fondo superó el esfuerzo de Domingo Miotti para apoyar.

El golpe por golpe continuó, y cuando la visita se sentía más cómodo en el campo, llegó la conquista de Sebastián Cancelliere aprovechando el regalo del hooker Nathan Vella. En ese tramo final de la primera mitad el fullback foráneo Semisi Masirewa fue protagonista aportando otro descuento y además otorgando un burdo try penal que marcó el descanso con saldo 21-10 para Jaguares.

Tras el descanso desapareció cualquier atisbo de paridad y fue el equipo argentino quien comandó con autoridad las acciones frente a un rival que sintió mucha la amonestación de su último hombre y dos complicaciones por lesión en la primera línea.

El juego se hizo claramente desprolijo y pese a no ser lo ideal la claridad se fue abriendo con un vendaval de tries por medio de Julián Montoya, Juan Cruz Mallía, Matías Moroni, Javier Ortega Desio y una vez más Cancelliere, y el pie de Miotti hizo el resto para configurar la goleada.

Quinta victoria al hilo para Jaguares y segundo puesto asegurado de cara a los playoffs para asegurar la localía de cara a los cuartos, en un duelo que todavía no tiene rival en el césped del José Amalfitani, y que puede ser histórico por meter a la franquicia argentina entre los cuatro mejores del mejor torneo de rugby en el mundo.