Luego de ser derrotado en las elecciones a la presidencia de la World Rugby, Agustín Pichot decidió renunciar a todas sus funciones dentro del organismo. Sin embargo, este jueves denunció al representante de Túnez por un cambio de decisión que espera “no sea un acto de corrupción”.

El histórico exjugador de Los Pumas dialogó con TNT Sports y explicó la situación surgida en la votación a presidente de la World Rugby: “Hoy no tengo ningún puesto y qué pasará el día de mañana no lo sé porque no especulé con eso. Hoy es esto que te digo y lo digo sin estar caliente. Yo sabía que era así el día que decidí jugar esta carrera, que perdimos por tres votos, donde hubo una traición increíble de África, si no ganábamos”.

Ahora Pichot decidió dejar de lado sus múltiples cargos y regresó a su casa, el Club Atlético San Isidro (CASI), para desempeñarse como entrenador de juveniles. “Mi carrera de dirigente nace por una responsabilidad que yo sentía como jugador de lograr una transformación, en su momento para el rugby argentino y después para el rugby argentino en un ambiente internacional, que fue lo que se logró con el Rugby Championship, los Jaguares, y la reorganización del rugby argentino más federal. Todo venía con una lógica y mi crecimiento dirigencial o el poder era para eso, para transformar”, agregó el exvicepresidente en la primera gestión de Bill Beaumont, quien fue reelecto en una elección que terminó 28 a 23.

Para finalizar, Pichot sentenció que tarde o temprano la verdad sobre estas elecciones saldrá a luz: “Esa traición se dio en los últimos días, pero se maduró antes. Es divertida la historia… Estuvo todo hecho muy hegemónico para que yo no gane. Yo no soy inocente y la jugué igual. Se va a saber por qué se traicionó, ya se están viendo los favores, al borde de lo ético. De nuestro lado no hubo negociaciones, pero se hizo así… Y por eso perdimos. Yo no lo hubiese hecho de otra forma”, cerró.