La pista británica por excelencia, Silverstone, demostró por qué acaba de renovar su presencia en el calendario de la Fórmula 1 con una carrera llena de emociones desde principio a fin, pese al triunfo cómodo de Lewis Hamilton. El quíntuple campeón del mundo también se lució luego de dar cuenta del finlandés Valtteri Bottas y exprimiendo su máquina para incluso quedarse con el punto extra con neumáticos duros.

Ahora son 39 los puntos que separan a ambos en la lucha por la corona luego del sexto triunfo de Hamilton en su tierra, el cual lo convirtió en el máximo ganador superando a Jim Clark y Alain Prost. Sin dudas la F1 está en presencia de un campeón notable al que solo se puede disfrutar cada fin de semana, y que en este 2019 ya suma siete victorias dentro de las 80 de su palmarés.

Lejos de poder discutir la victoria, tras poder defender la cima hasta el cuarto giro, Bottas buscó consuelo en el punto extra. Sin embargo no fue el domingo perfecto para él y en la última vuelta apareció el Hammer Time para arrasar también con ese apartado. Así las cosas el finlandés quedó con 184 unidades contra 223, con diez carreras disputadas.

Por su parte desde el último lugar del podio el monegasco Charles Leclerc discutió el premio a piloto del día con una notable defensa sobre el holandés Max Verstappen (Red Bull) que solamente Ferrari podía arruinar una vez más, al retrasar un giro su ingreso a boxes con safety car de por medio.

Esas vueltas de espectáculo que brindaron ambos fueron sin duda el punto más alto de la temporada, que tras la carrera en Austria parece estar en alza. Además el joven piloto del Cavallino debió dar cuenta del francés Pierre Gasly, en su mejor actuación con el cuarto puesto final para la escuadra de Helmut Marko.

Sin dudas el momento culmine de la carrera se dio a poco del final, cuando el alemán Sebastian Vettel se excedió más de la cuenta y golpeó por detrás a Verstappen para caer al fondo del pelotón. El holandés, exonerado totalmente de culpa alguna, debió retomar la línea de carrera para alcanzar el quinto lugar mientras su verdugo recibía 10 segundos de penalización.

La batalla también se presentó entre los puntos finales, que vieron con la mayor renta posible al español Carlos Sainz Jr (McLaren), dando cuenta de Daniel Ricciardo (Renault) y devolverle el golpe bajo que ante las cámaras le había propinado el show australiano antes de comenzar la prueba. Además, en silencio el finlandés Kimi Raikkonen (Alfa Romeo) se ubicó octavo, con el ruso Daniil Kvyat (Toro Rosso) y el alemán Niko Hulkenberg (Renault) cerrando filas.

La próxima parada del Mundial de Fórmula 1 será en Alemania y sólo se puede esperar que la emoción sigua en estos niveles luego de entregar hoy la mejor carrera en años de la alicaída máxima categoría del automovilismo mundial.