Al igual que en la recta final de la temporada pasada, en esta medianía del 2019 el Yaris comandado por Ott Tänak logra un plus para dejar atrás a sus rivales. Máquina y vehículo fueron uno solo en los caminos de Cerdeña para revertir la general y trepar al primer lugar que ocupaba Dani Sordo, el único capaz de intentar algo de cara al domingo.

El estonio, el español y también el finlandés Teemu Suninen se mantuvieron en lucha durante el bucle matutino en los tramos de Coiluna-Loelle, Monti Di Ala y Monte Lerno, con el famoso Micky’s Jump. Religiosamente alternaron entre si el 1-2-3 de cada etapa, aunque los éxitos de Tänak le permitieron superar al piloto de Hyundai de cara a la tarde.

A partir de allí las pasadas vespertinas ratificaron el control del Yaris número 8, sacándole todo el jugo a los neumáticos para agigantar la brecha con cada scratch. La renta final con las seis victorias es de 25.9 segundos sobre Sordo, y un total de 42.9 por encima de Suninen, competitivo realmente con el Ford Fiesta del M-Sport.

La general ubica en otro ritmo al resto del escalafón que primeramente tiene al galés Elfyn Evans, con un retraso de casi minuto y medio, enfrascado en una lucha con el noruego Andreas Mikkelsen (Hyundai) por el cuarto lugar. En sexta colocación aparece el belga Thierry Neuville, quien apunta a achicar la brecha con Tänak rescatando unidades en el Power Stage tras un fin de semana condicionado desde ayer.

Por último el finlandés Esapekka Lappi rescata la pobre renta para Citroën, luego de tres presentaciones desastrosas para su espíritu y el propio C3. En Cerdeña las cosas no salieron bien para la casa francesa con la rápida deserción del campeón Sebastien Ogier, hoy víctima de nuevas complicaciones y sólo con miras a sumar el máximo de puntos en el tramo final del domingo. Tampoco ha sido gratificando esta parada para el británico Kris Meeke, cerrando el circo del WRC en octavo lugar y sin poder brindar lucha alguna.

Mañana se cerrará la octava fecha del calendario y Tänak buscará confirmar el cambio de manos en la general para mirar a todos desde la cima. Merecido lo tiene el piloto al que sólo alguna avería mecánica o hecho fortuito alguno parece detener tras el pleno de este sábado.