Pese a la séptima consagración en el Mundial de Fórmula 1 la voracidad de Lewis Hamilton no encuentra límites. Hoy dejó sin opciones a sus rivales en la parte decisiva de la qualy llevada a cabo en la noche de Bahrein. El británico, quien solo perdió la sesión de la práctica libre 3 a manos de Max Verstappen, logró en el tramo decisivo abrir una brecha de 289 milésimas sobre su compañero, el finlandés Valtteri Bottas; mientras tanto, el neerlandés se colocó tercero prácticamente a medio segundo.

Solo migajas dejó en este 2020 el mejor piloto de la era híbrida, y que a fin de cuentas logró con esta décima pole del año trepar a las 98 en el historial general de su carrera en F1. La diferencia sobre el resto que ejerce Mercedes -a excepción de Verstappen- se demuestra en los números que entregó la sesión: después del piloto de Red Bull el resto que peleó por la pole en Q3 arribó a más de un segundo del primer cajón.

Desde su lugar Verstappen presionó hasta donde pudo pero finalmente Hamilton bajó todos sus parciales para quedarse con un tiempo holgado, y además Bottas se coló en la segunda posición para dejar otro 1-2 de la escudería alemana. Más atrás, en una lucha simbólica pensando en 2021, el tailandés Alexander Albon logró exigir al otro Red Bull para vencer al mexicano Sergio Pérez (Racing Point).

Renault cerró la Q3 con sus pilotos, el australiano Daniel Ricciardo y el francés Esteban Ocon en sexto y séptimo lugar, superando a sus pares de AlphaTauri: el galo Pierre Gasly, octavo, y el ruso Daniil Kvyat, décimo. Mientras tanto el británico Lando Norris filtró entre ambos al único McLaren en pista, ya que un problema técnico dejó a pie al español Carlos Sainz. Por fuera de los primeros lugares quedó Ferrari, en una pista donde el auto de Maranello supo rendir con creces, apenas Sebastian Vettel y Charles Leclerc arribaron en 11º y 12º.

Mañana la F1 recorrerá un total de 57 giros a los 5412 kilómetros del circuito emplazado en Sakhir, en búsqueda del final de la temporada que deja pocos incentivos sin la lucha por la corona, en una temporada que concluirá el próximo fin de semana, del 3 al 6 de diciembre, en la configuración exterior del autódromo. Hamilton, ni siquiera siendo nuevamente campeón, deja algo para los demás.