La competitividad en Fórmula 1 lo es todo y los pilotos que no logren los resultados esperados saben que tienen las horas contadas. Ese era el caso en este 2019 del francés Pierre Gasly en Red Bull y la escudería decidió bajarlo de su butaca con la reanudación del Mundial en Spa Francorchamps.

Tal como ocurrió hace tres temporadas con Daniil Kvyat dejándole su lugar Max Verstappen, hoy Red Bull anunció que el tailandés Alexander Albon se mudará desde Toro Rosso, escudería que también pertenece al empresario Dietrich Mateschitz y funciona como satélite, y Gasly lo reemplazará.

El sexto puesto que logró en el reciente Gran Premio de Alemania, en su primer año de Fórmula 1, le abrió las puertas para trabajar en las grandes ligas con Christian Horner, jefe de equipo en Red Bull, y Adrian Newey, director técnico de la escuadra con base en Milton Keynes (Inglaterra).

Para Gasly el 2019 lo encuentra con apenas 63 puntos, contra los 181 que acumula Max Verstappen y justo cuando el monoplaza se muestra en gran forma ante los amplios dominadores del Mundial como las Flechas de Plata de Mercedes. Por ello cuando vuelva la F1 Albon y Gasly se mudarán de box.