Allá por diciembre de 2013 la vida de Michael Schumacher cambió para siempre con un accidente de esquí en los Alpes franceses. El expiloto alemán, máximo campeón en la Fórmula 1, quedó en estado crítico y tras una larga recuperación regresó a su casa en Suiza para continuar con lentos avances, aunque sin dejar de necesitar asistencia continua.

En las últimas horas del lunes se conoció que Schumi fue trasladado a la Unidad de Monitoreo Continuo del Departamento de Cirugía Cardiovascular en París, Francia, para realizar un nuevo tratamiento. Allí el siete veces campeón del mundo en Fórmula 1 será atendido por Philippe Menasché, un destacado cirujano cardíaco, quien le realizará una infusión de células madres.

Con esto se espera una acción antiinflamatoria en todo su cuerpo, que además mejore la función cerebral. Según Le Parisien esta es la tercera vez que Schumacher visita el centro médico, y se espera que para el miércoles el procedimiento haya concluido.