Con sacrificio y constancia Diego Schwartzman supo hacerse un lugar dentro de los mejores jugadores del mundo. Sin embargo esta vez la cuerda de su tolerancia se tensó más de la cuenta y el argentino explotó en las redes sociales.

El Peque fue programado por las autoridades del Conde de Godó para jugar ante el austríaco Dominic Thiem, en forma inmediata de haber superado tres días de qualy consecutivos. Claro que sintió el cansancio y cayó sin atenuantes por doble 6-3.

“Bravo @ATP_Tour y sus tour manager. Jamás pensando en el jugador y a Merced de lo que el torneo elija para su programación”, sentenció con furia Schwartzman en Twitter ante de medirse ante el tercer preclasificado del certamen.

Después el número 23 del ránking mundial continuó su reclamo con mayor severidad: “Mañana devuelta a jugar sin ningún motivo. 9 días seguidos jugando y con viaje de Francia a España incluido. Ni ellos saben responder porque juego mañana” (sic).

Desde la organización del torneo en Barcelona no se brindó una respuesta efectiva a los dichos del argentino, quien bajó los humos tras sentirse agobiado por la injusta situación. “Llega un momento en el que cansa tantos errores de las personas que supuestamente deberían ser intermediarios y cuidarnos para que la competencia sea justa y en buenas condiciones. Quería hacerlo público porque estoy cansado de ser la buena persona que está todo bien”, cerró el Peque. Luego llegó la derrota y el final de su aventura en Conde de Godó.